Presentamos a Noelia Amarillo en Hazte Eco

Volvemos de nuevo a la sección Hazte Eco para presentar a Noelia Amarillo, una escritora muy querida y conocida por los lectores de novela romántica y erótica. Noelia Amarillo es una persona sencilla y divertida cuya imaginación no tiene límites, y que siempre está dispuesta a ayudar y colaborar con los demás. Es, sin duda, otro ejemplo de que hay que trabajar duro y no cesar en el intento, divirtiéndose siempre con lo que se hace. Es un placer presentarte hoy en Experiencias Literarias, Noelia. ¡Bienvenida!

[…]

Textos de ‘El paquete misterioso’

Hoy os traemos la recopilación de todos los textos de la cuarta entrega del taller literario. Esperamos que os haya gustado y hayáis disfrutado. Recordad que en esta entrega nos gustaría que todos os pasarais a leer y valorar los textos de vuestros compañeros.

[…]

Cathy

Taller literario – Escena 4

Cathy

Por Lorena Delgado Hermoso

No había pedido ningún artículo por internet ni estaba a la espera de un envío, así que cuando el cartero trajo el paquete, extrañado, dibujé una mueca de confusión en mi cara.

[…]

Nunca es tarde…

Taller literario – Escena 4

Nunca es tarde…

Por Mª Dolores Rodriguez Canillar

Sería  sobre las diez de la noche cuando, tras un largo día de trabajo, entré en casa. En mi mente sólo fluía una ducha caliente, el pijama y algo de cenar. Después, me tumbaría en el sofá a ver una de mis películas preferidas. […]

Frágil

Taller literario – Escena 4 Frágil Por Pessoa Frágil. La miraba dormida y sabía que era frágil, pero tenía que despertarla.   Frágil e inocente. Se acurrucaba al escucharme, pero yo sabía que tenía que hacerlo.   Frágil, inocente y pequeña. Se cubría la cabeza entre sollozos, pero ambos sabíamos que era la hora.   Frágil, inocente, Leer másFrágil[…]

La caja

Taller literario – Escena 4

La caja

Por Lara

Un sonido estridente la despierta, le cuesta abrir los ojos, los siente como globos hinchados, ¿quién será a estas horas?, rezonga; mira el reloj, apenas ha dormido dos horas, después de estar toda la noche a pie quieto, como guarda de seguridad de un antro de moda, pero había que comer todos los días, le sale un suspiro de resignación, el timbre suena con insistencia, se levanta de mala gana.

[…]