Búsqueda de la inspiración

Uno de los requisitos fundamentales para escribir, además de un lápiz y una hoja de papel como mínimo, es la motivo por el que lo hacemos, como ya os comentaba en las entradas anteriores. Es cierto que sin estos elementos y sin el motivo para hacerlo jamás podremos escribir nada de provecho. Sin embargo, hay un elemento adicional que es casi más importante que los anteriores: la inspiración.

Será esta la  que nos moverá a ponernos delante de la hoja para dar inicio al el difícil proceso de escritura. Aunque este proceso parece sencillo, te aseguro que es el más difícil de todo el proceso; mucho más incluso que las revisiones y autocríticas a las que someterás tu obra después. A continuación muestro una pequeña reflexión al respecto y te propongo algunas técnicas para intentar sacar provecho de situaciones cotidianas para luego escribir pequeños relatos sobre ellas.

1. Búsqueda de la inspiración

Ante los ojos de los demás, este proceso puede parecer trivial; hecho que podría herir la sensibilidad de más de un escritor o escritora, sobretodo si está comenzando. Parece simple encontrar la inspiración, o ese tema genial e ingenioso que luego sobrecoge a un lector tras otro, pero la realidad es que este proceso no tiene ningún tipo de pauta o guía que seguir. Como os ponía al inicio de este blog, esta motivación e inspiración será el cauce del camino de cada uno de vosotr@s, y es que depende sólo de vosotros encontrarlo, pues es único para cada persona.

2. Papel de la inspiración

Como os adelantaba antes, la inspiración nos sirve para ver de qué escribimos pues irá siendo nuestro guía en el camino. Yo soy aficionado al senderismo y podríamos usar la analogía de los postes de las veredas que nos van guiando por donde tenemos que ir caminando. Es esta inspiración la que nos guiará, junto con cada una de nuestras habilidades (creatividad, intuición, etcétera) para no salirnos de nuestro camino y así poder encontrar esa historia que nos aguarda donde menos lo esperamos.

sendero pr-poste 5

Quiero resaltar que no se debe confundir la inspiración con la creatividad, pues esta esta última es una cualidad, mientras que la inspiración es un efecto, un estímulo, que nos hace descubrir por un instante una realidad, una historia, y la que nos alimenta para escribir nuestros relatos.

3. Inspiración en la vida común

Como denominador común, y por lo que la experiencia me muestra cada día, nuestras musas se encuentran perdidas en las vivencias que vamos experimentando a lo largo de cada día; sin embargo, pasan desapercibidas y muchas veces nos resulta complejo identificarlas, aún cuando las tenemos justo delante de nuestras narices.

Un escritor tiene que escribir de aquello que conoce, pero estos hechos solemos desestimarlos sin pararnos a pensar demasiado en ellos. Os animo a leer mi historia La tonta de las libretas en la que podréis comprender mejor a lo que me refiero.

La inspiración en este caso me sobrevino en mitad de un centro comercial, en el que conocí a un misterioso personaje que tenía un sueño, un objetivo. Esta inspiración me hizo volver a casa antes de lo planeado (¡y sin realizar ninguna de las compras!). Me puse a escribir la primera frase y lo demás vino sólo. Como es normal tuve que revisar el texto varias veces, pero la inspiración de ese momento significó más que todo lo que había escrito en el mes previo.

4. ¿Se busca la inspiración?

Os he planteado una forma en la que me topé directamente con la inspiración y me gustaría llegar a un debate importante respecto a este tema, y que conste que he titulado esta entrada como «Búsqueda de la inspiración» deliberadamente (y ya adelantaba de forma subconsciente la palabra encontrar cuando os hablaba del senderismo).

Es altamente recomendable que no busquéis vuestra inspiración, porque lo único que encontraréis será un fuerte dolor de cabeza, muchas páginas garabateadas y una frustración más que considerable. Como ya iréis descubriendo algunos, me gusta la controversia y el debate. La inspiración no se puede buscar, sino que se encuentra. Lo que no quiero es que penséis que podemos buscarla como quien busca un tesoro; en este caso es el tesoro el que nos encuentra a nosotros.

5. Algunas recomendaciones

A continuación os resumo algunas de las técnicas que yo utilizo para encontrar esa inspiración, o mejor dicho, ser secuestrado por ella sin preaviso:

  1. Vive nuevas experiencias: vive experiencias cada día. Cada experiencia es un granito de arena en tu saco, una piedrecita que adorna tu camino. Con el tiempo serán árboles, montañas y la vereda aparecerá sola ante tus ojos.
  2. Rodéate de gente positiva: enséñales tus relatos, puede que ellos te den nuevas ideas.
  3. Conoce gente. Haz amigos: cuantos más mejor y todos los días si es posible. ¡Nada de Facebook! Sal con ellos y queda para tomar algo.
  4. Realiza aficiones al aire libre: estas aficiones te llevarán a vivir más experiencias y conocer más gente. La inspiración puede aguardar tras cada uno de ellos.
  5. Practica deporte con regularidad: libera endorfinas y relaja la mente. Si puede ser en el campo mejor que mejor.
  6. Presta atención a todos los lugares que visites: el centro comercial, el gimnasio, el trabajo, la gasolinera, el dentista …
  7. Hazte preguntas: cuestiona la realidad que te rodea y busca causas, motivos para un comportamiento o una realidad. Esto me ayuda mucho para crear nuevas historias.
  8. Toma notas: recoge notas de las experiencias que vivas o las ideas más extrañas que puedas llegar a tener. Puedes utilizar una libretita, aunque yo  lo que más rápido encuentro en el bolsillo es mi teléfono móvil. Ambos pueden funcionarte para guardar esa pequeña idea para más tarde, yo al menos tengo que hacerlo ¡porque sino se me olvida!

Estas experiencias te enriquecerán como persona, porque por encima de todo eres una persona antes que escritor. Crece como persona y sólo entonces crecerás como escritor.

Por  otro lado, para escribir primero tienes que leer, y mucho. Lee a los grandes, a los clásicos, a los no tan grandes y no dejes de lado a los best-sellers. Cuando no sepas de qué escribir lee, y estarás fortaleciendo tu vínculo con la escritura, por no contar con que podrás dar pie a cualquier buena idea que se convierta en una futura historia.

Espero que os haya gustado. Como siempre, espero comentarios y sugerencias. Un abrazo desde Córdoba.

Mucha suerte a todos en vuestro camino.