El trabajo puede ser divertido

  • por

Hoy quiero hablar de un libro que puede cambiar nuestra forma de acometer el trabajo diario. Como siempre, intento buscar consejos que sean útiles para todos los campos, no solo para el mundo de la escritura; esto se debe a que la escritura se basa en nuestro estado de ánimo y si llegamos a casa estresados y quemados del trabajo no tendremos ninguna posibilidad a la hora de sentarnos a escribir.

Este artículo es hoy un poco especial, pues mezcla el análisis de un libro, Fish!, con experiencias personales, con el objetivo de cambiar nuestra mentalidad a la hora de realizar el trabajo y llevarlo a cabo de una forma amena, divertida y mucho más productiva.

1. Historia del libro Fish!

Este libro recoge las vivencias de Marie Jane, una alta ejecutiva de una entidad financiera. Como mérito de su trayectoria profesional, es ascendida a la tercera planta del edificio, un lugar que se conoce entre todos los compañeros como «vertedero tóxico«. Allí descubrirá que todas las personas se sienten agotadas y hastiadas de realizar el mismo tipo de trabajo y que van cada día a la oficina sin el más mínimo interés.

Dispuesta a provocar un cambio radical en sus compañeros, Marie Jane cuenta con la ayuda de Lonnie, un pescadero del PikePlaceFish de Seattle, quien ha convertido su lugar de trabajo en todo un santuario de la automotivación personal y la eficiencia. Este lugar irradia una energía tan poderosa que pronto Marie Jane comprenderá que debe formar a sus empleados para intentar cambiar su forma de actuar. En el PikePlaceFish todo el mundo trabaja feliz y con un gran nivel de compromiso y responsabilidad en el trabajo y, lo mejor de todo, es que hacen que el trabajo sea divertido. Sí, ¡he dicho divertido!

croppedimage512310-pikeplacefishfinal7468

Fotografía del PikePlaceFish (cortesía de http://www.pikeplacefish.com).

2. La capacidad de motivación

Como os he mencionado en varios artículos en el pasado, lo primero que debemos hacer antes de ponernos a realizar cualquier tarea, entre la que incluyo escribir, es estar motivado para hacerlo. Y no sirve con buscar una fuente de motivación externa, como el dinero y la fama: tenemos que buscar en nuestro interior, pues somos nosotros los que mejor podemos motivarnos para llevar a cabo esa tarea.

fish-1

Así, sin adentrarnos demasiado en el libro, el cuál os recomiendo leer, me gustaría introducir más adelante la filosofía de trabajo Fish!, no sin antes indicar el lugar de referencia de este mítico puesto de pescado que se menciona en el libro (el cuál aparece en la foto más arriba): http://www.pikeplacefish.com

Por otro lado, en YouTube podréis encontrar muchos vídeos de este puesto de pescado tan divertido y extravagante, donde todos, incluso los clientes, y ¡hasta el propio pescado!, se divierten: https://www.youtube.com/results?search_query=fish%21+pike+place+fish

3. El método Fish!

La filosofía Fish! pretende generar un ambiente de trabajo dinámico y alegre. En este lugar de trabajo, se propone que cada persona haga lo necesario para que la tarea, en su conjunto, llegue a buen puerto y tenga éxito. Uno de los pasajes más interesantes del libro es el siguiente: «Uno no puede elegir su trabajo, pero sí la forma de llevarlo a cabo«. Es cierto que podríamos negarnos a realizar un trabajo, pero las cosas no van por ahí. Más tarde o más temprano nos enfrentaremos con tareas tediosas o que no nos gustan.

En el campo de la literatura, por ejemplo, más tarde o más temprano vendrán las revisiones de un manuscrito. Y esa tarea, amigos y amigas, ¡hay que llevarla a cabo!, tanto si nos gusta como si la odiamos. En el resto del ámbito laboral, los ejemplos los podemos contar por doquier. Así, el propósito principal de esta filosofía radica en cambiar nuestra actitud respecto a la forma de trabajar. Este propósito se basa en el juego como herramienta de motivación con el fin de incrementar la productividad y captar la atención de los clientes.

Los tres pilares fundamentales que lo componen son la energía, la pasión y la diversión.

4. Aplicando la metodología Fish!

En primer lugar, y aunque este libro se centra en un lugar de trabajo de cara al público, no penséis por esto que vosotros no lo podéis usar en la literatura. Este método se puede aplicar tanto en nuestra vida profesional como personal. Y bien, ¿cómo es eso posible? Todo radica en una apreciación del contexto que nos rodea.

Por ejemplo, en el mundo laboral pensamos en nuestros clientes como el cliente final que adquiere nuestro producto o servicio; sin embargo, cualquier compañero para el que realizamos un trabajo también se convierte en nuestro cliente. Y, en el mundo de la literatura, ¿sabéis quiénes son vuestros clientes? Sin lugar a duda, los clientes son todos los lectores de vuestras historias, y tenéis que hacerlos partícipes y  sentirse involucrados en las obras. Además, si conseguimos hacer que se diviertan, entonces el éxito está garantizado. Por tanto, como podéis observar, este método está relacionado tanto con el mundo laboral como con el mundo de la literatura. Ahora solo nos queda ver cómo empezamos a aplicar la metodología.

En primer lugar, os recomendaría que os leáis el libro; se lee perfectamente en dos horas y después, tras ver los vídeos de Internet y visitar la página web, podréis poner en práctica varias experiencias en vuestra vida cotidiana y laboral. Sin embargo, si estáis impacientes por comenzar, os dejo una guía breve extraída de las notas de Marie Jane, la protagonista de la historia:

  1. Primer paso. Elegir nuestra actitud: empezar el día con una actitud positiva, sentirse feliz y abrirse a cualquier cambio u oportunidad.
    • Mantener y transmitir una actitud optimista y alegre.
    • Medir nuestros objetivos y pararnos a pensar cómo estamos llevándolos a cabo. Recapacitar acerca de cómo estoy ahora mismo, pero siempre de forma positiva.
    • Fomentar la participación de los demás en la toma de decisiones.
    • Alimentarnos de nuestros errores, analizar nuestro progreso y pensar en cómo podemos adaptarnos a los nuevos cambios.
    • Delegar responsabilidades.
    • Pensar en el cambio como una oportunidad de crecimiento y mejora.
  2. Segundo paso. Jugar: hacer que el trabajo se convierta en estimulante y divertido, con el fin de lograr un mayor compromiso con nuestra labor. Hay que realizar una tarea con pasión, energía y creatividad pues así podremos transmitir un buen ambiente a los demás. Siempre se es más productivo si se tiene una actitud relajada y creativa.
    • Tener un ambiente de trabajo agradable.
    • Utilizar música estimulante.
    • Trabajar de forma dinámica.
    • Mantener siempre el sentido del humor.
    • Medir nuestros objetivos con recompensas, nunca con reproches.
  3. Tercer paso. Alegrar el día: consiste en contagiar la energía y felicidad a los demás, de forma cordial, con amabilidad y aportándoles una experiencia única. En el campo de la literatura, nuestras tramas y personajes deben captar a los lectores, para hacer que formen parte de la obra, para que se identifiquen con la obra.
    • Atender a una persona a la vez (¡esto en una historia es muy fácil!)
    • Hacer lo imposible por hacer que se sienta cómodo.
    • Dar un servicio personalizado.
  4. Cuarto paso. Estar allí (estar presente): estar atento a las necesidades y expectativas de nuestros clientes. Conocerlos, saludarlos y mirarlos a los ojos. Hay que hacer que se sientan que son lo más importante.
    • Escuchar las necesidades y expectativas de nuestros clientes.
    • Dar una atención de calidad a nuestros clientes y a los posibles clientes.
    • Analizar las preferencias de nuestros clientes y estar atentos a un posible cambio de rumbo.

5. Conclusiones

Espero que os haya picado un poco la curiosidad con esta filosofía de trabajo. Yo he empezado a aplicarlo esta semana, y ya voy notando como consigo ver los problemas, cada vez más, como desafíos que me aportarán más felicidad. Sé que al principio puede chocar un poco, pero leed el libro, si tenéis ocasión, y empezaréis a creer.

Si una persona se siente a gusto con lo que hace, entonces si tiene una actitud positiva, alegre y optimista, el clima de trabajo es el idóneo para ser creativo y constante. Y ya sabéis que una persona creativa y constante tiene los dos ingredientes básicos para el éxito.

¡Buena escritura!