La cautelosa utilización de la coma (I)

  • por

Volvemos con una nueva entrega de esta sección, en este caso dedicada a la coma, uno de los signos de puntuación más empleados en cada renglón y en cada párrafo que escribimos, aunque no siempre con el más acertado de los criterios. Por consiguiente, vamos a tratar de aconsejarte sobre su correcta y cautelosa utilización, así como a hacer hincapié en errores comunes en que incurrimos al utilizarlo. Se trata, simple y llanamente, de la coma. 

1. La coma

La coma (,) es un signo de puntuación que indica normalmente la existencia de una pausa breve dentro de un enunciado. Se escribe junto a la palabra o el signo que la precede y separada por un espacio de la palabra o el signo que la sigue. No siempre su presencia responde a la necesidad de realizar una pausa en la lectura, aunque también existen en la lectura pausas breves que no deben marcarse gráficamente mediante comas. En algunos casos, el uso de la coma en un determinado lugar del enunciado puede depender del gusto o de la intención de quien escribe y existen comas de presencia obligatoria en un escrito para que éste pueda ser correctamente leído e interpretado. A continuación, se exponen los usos normativos de la coma, los cuales, debido al gran volumen de información sobre este asunto, detallaremos en ésta y en una siguiente entrega.

2. Usos lingüísticos

2.1 Para delimitar incisos

Deben utilizarse dos comas: una, delante del comienzo del inciso y otra, al final. En este caso, la coma sí indica pausa y el inciso se lee en un tono más grave que el del resto del enunciado. Los tipos de incisos pueden ser:

  1. Aposiciones explicativasCuando llegó Adrián, el marido de mi hermana, todo se aclaró.
  2. Adjetivos explicativos o epítetos pospuestos al sustantivo u oraciones adjetivas explicativas: Los soldados, cansados, volvieron al campamento con dos horas de retraso (se explica que todos los soldados estaban cansados, de ahí que se retrasaran); o La casa, que está al borde del mar, es muy luminosa (se explica que la casa de la que se habla, sólo una, está al borde del mar). Por el contrario, si el adjetivo o la oración adjetiva tienen función especificativa, no se escriben entre comasLos soldados cansados volvieron al campamento con dos horas de retraso (se especifica que, del total de los soldados, sólo los que estaban cansados llegaron con retraso); o La casa que está al borde del mar es muy luminosa (se especifica que, de entre todas las casas que hay en una zona determinada, se habla de la que está situada al borde del mar).
  3. Expresiones u oraciones de carácter accesorio, sin vinculación sintáctica con los elementos del enunciado en el que se insertan: Tus rosquillas, ¡qué delicia!, son las mejores que he probado en mi vida; Se presentó a comer, dime tú si no es para matarlo, con diez amigotes y sin avisar.
  4. Cualquier otra clase de comentario, explicación o precisión a algo dicho: Toda mi familia, incluido mi hermano, estaba de acuerdo; El buen gobernante, según sostenía un célebre político, debe estar siempre preparado para abandonar el poder.

2.2 Para separar o aislar elementos u oraciones dentro de un mismo enunciado

La coma separa los elementos de una enumeración, siempre y cuando éstos no sean complejos y ya contengan comas en su expresión, en cuyo caso se utiliza el punto y coma: Ayer me compré dos camisas, un pantalón, una chaqueta y dos pares de zapatos. Cuando la enumeración es completa o exhaustiva, el último elemento va introducido por una conjunción (y, e, o, u, ni), delante de la cual no debe escribirse coma:

Es un chico muy reservado, estudioso y de buena familia.

No le gustan las manzanas, las peras ni los plátanos.

¿Quieres té, café o manzanilla?

Si la enumeración es incompleta y se escogen sólo algunos elementos representativos, no se escribe conjunción alguna ante el último término, sino coma. La enumeración puede cerrarse con etcétera (o su abreviatura etc.), con puntos suspensivos o, en usos expresivos, simplemente con punto:

Acudió toda la familia: abuelos, padres, hijos, cuñados, etc.

Estamos amueblando el salón; hemos comprado el sofá, las alfombras, la lámpara…

Todo en el valle transmite paz: los pájaros, el clima, el silencio.

Se separan mediante comas los miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado. Al igual que en el caso anterior, si el último de los miembros va introducido por una conjunción (y, e, o, u, ni), no se escribe coma delante de ésta:

Llegué, vi, vencí.

Estaba preocupado por su familia, por su trabajo, por su salud

No te vayas sin correr las cortinas, cerrar las ventanas, apagar la luz y echar la llave.

No obstante, existen casos en que la conjunción sí puede ir precedida de coma.

Se aíslan entre comas los sustantivos que funcionan como vocativos, esto es, los que sirven para llamar o nombrar al interlocutorJavier, no quiero que salgas tan tarde; Has de saber, muchacho, que tu padre era un gran amigo mío; Venid aquí inmediatamente, niños. Cuando los enunciados son muy breves, se escribe igualmente coma, aunque ésta no refleje pausa alguna en la lectura: No, señor; Sí, mujer.

Se escriben entre comas las interjecciones o locuciones interjectivas: Bah, no te preocupes; No sé, ¡ay de mí!, cuánto tiempo más voy a poder soportarlo.

Se escribe coma para separar el sujeto de los complementos verbales cuando el verbo se omite por haber sido mencionado con anterioridad o estar sobrentendido:

Su hijo mayor es rubio; el pequeño, moreno.

Los que no tengan invitación, por aquella puerta.

Nueve por tres, veintisiete.

Se escribe coma delante de cada una de las oraciones o elementos coordinados encabezados por adverbios correlativos que funcionan como conjunciones distributivas o disyuntivas, como bien…, bien…; ora…, ora…; ya…, ya…Organizaremos la fiesta, bien en tu casa, bien en la mía; Ora ríe, ora llora; Ya sea por unos motivos, ya sea por otros, no asistirá al concierto.

También se escribe coma delante de la correlación disyuntiva o bien…, o bien (a veces, uno de los dos términos se encabeza simplemente con o): Al dar la pelota en la pared, o bien rebotaba, o bien caía al suelo.

Se separan por comas las oraciones yuxtapuestas de sentido distributivo: Unos se ganaban la vida cazando, otros pescando, los más cultivando los campos; también las expresiones correlativas que reproducen un mismo esquema gramatical, propias de dichos populares o fórmulas fijas: Hecha la ley, hecha la trampa; Ojo por ojo, diente por diente.

Es conveniente escribir coma delante de excepto, salvo y menos: Todos los asistentes aplaudieron, excepto yoCristina siempre estaba disponible, salvo cuando se marchaba de viajeAquellos hombres lo perdonaban todo, menos la traición.

Se escribe coma delante de las conjunciones o locuciones conjuntivas que unen las oraciones incluidas en una oración compuesta, en los casos siguientes:

  1. Ante oraciones coordinadas adversativas introducidas por pero, mas, aunque, sino (que): Hazlo si quieres, pero luego no digas que no te lo advertí.
  2. Ante oraciones consecutivas introducidas por conque, así que, de manera que, etc.: Prometiste acompañarla, conque ahora no te hagas el remolón.
  3. Ante oraciones causales lógicas o explicativas, también llamadas «de la enunciación»: Ha llovido, porque está el suelo mojado. Por el contrario, las causales puras o reales, también llamadas «del enunciado», no se introducen mediante coma: El suelo está mojado porque ha llovido. La diferencia entre un tipo de causales y otro es que las causales propiamente dichas expresan la causa real del hecho enunciado en la principal (El suelo está mojado porque ha llovido: la lluvia es la causa real de que el suelo esté mojado), mientras que las lógicas o explicativas no introducen la causa real de lo expresado en la oración principal, sino el hecho que permite al que habla afirmar o enunciar la oración principal (Ha llovido, porque está el suelo mojado: lo que me lleva a afirmar que ha llovido es que el suelo está mojado).

Se escribe coma para separar los dos términos de la construcción copulativa intensiva no sólo…, sino (también)…Sus palabras fueron consideradas ofensivas no sólo por mí, sino (también) por todos los presentes.

3. Conclusiones

En nuestra próxima entrega, seguiremos repasando más usos de la coma para separar elementos u oraciones dentro de un mismo enunciado, estudiaremos la confusa casuística de su empleo en oraciones con conjunciones copulativas y disyuntivas y te indicaremos algunos usos incorrectos en los que ya no deberás incurrir tras haber leído nuestros consejos. Mientras tanto, la recomendación triple que siempre te lanzamos desde esta sección es la de revisar, revisar y revisar

¡Hasta nuestros próximos gazapos!

____________________________________

Carlos Desán

Colaborador de la sección Las olvidadas revisiones

Foto Carlos