La familia de Pascual Duarte

  • por

En esta nueva entrada relacionada con la lectura hoy quiero hablar de todo un clásico de uno de los grandes maestros de la lengua española, premio Nobel de Literatura. Una obra que no podéis perder y que es, tras El Quijote, el libro más traducido a otras lenguas. Esta obra es La Familia de Pascual Duarte.

1. Autor (Camilo José Cela)

Camilo José Cela (1916-2002) fue un novelista, periodista, ensayista, editor de revistas literarias y conferenciante Español (además de un largo etcétera) y se le considera un máximo exponente de la literatura Castellana. Cela fue académico de la Real Academia Española durante 45 años y galardonado, entre otros, con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1987, el Premio Nobel de Literatura en 1989, y el Premio Cervantes en 1995.

Escribió libros de viaje, relatos, cuentos, fábulas, artículos periodísticos y novelas, algunas tan prestigiosas y reconocidas a nivel mundial como la que os traigo hoy.

2. Reseña de La Familia de Pascual Duarte

Esta novela nos relata, con un lenguaje sencillo y cercano, sin hacer uso de una floritura excesiva, la vida de Pascual Duarte. Reconocida como la precursora del tremendismo, mezcla la picaresca, la naturaleza, y también el odio más grotesco, el dolor y una angustia amarga, centrando la acción alrededor del mozo Pascual Duarte, natural de Torremejía (Extremadura).

La novela se nos presenta a modo de manuscrito de la propia mano del propio Pascual, reo esperando la máxima pena impuesta por una vida de odio, pero también incultura, incomprensión y desamor. Decir que la propia estructura que Cela ideó para la obra es más que magistral, al guiar al lector de manera fluida a lo largo de la acción, sin perder de vista en ningún momento la trama.

Sin entrar en detalles más profundos que puedan revelar la trama (para los que no lo hayáis leído), quiero destacar como un punto positivo fundamental de la obra los diálogos. Yo soy muy partidario de su uso, como sustitución a tediosas descripciones e insulsos análisis meteorológicos, descripciones interminables con adjetivos que muchas veces hay que ir a buscar al diccionario varias veces hasta que acabamos comprendiéndolos.

Los diálogos de la obra están bien construidos y me llama la atención que prácticamente no tienen intervenciones del narrador; otro punto positivo a favor de la obra y que puede enseñarnos más de lo que imaginamos. Recordad que las intervenciones del narrador en un diálogo deben ser limitadas y analizadas al detalle, pues una intervención puede parar el ritmo del diálogo y hacer que la trama decelere. Sin embargo, Cela supo hilar estas conversaciones de forma adecuada, y sin el uso de ningún adjetivo o palabra compleja, siempre mostrando (enseñando) los estados de ánimo de los personajes, pero sin hacer ninguna descripción al respecto.

Por otro lado, la construcción de los personajes se adapta a la tendencia tremendista que os comentaba antes, pues refleja la crudeza de la sociedad de la posguerra, definiéndola tal como es, desgarradora, y haciendo uso del lenguaje apropiado del momento y de las personas. Los personajes son un fiel reflejo de dicha sociedad y la trama fluye de forma armoniosa, sin hacer que el lector pierda la atención en ningún párrafo. Sin duda, una lección magistral que os recomiendo leer pues mucho tiene que enseñarnos sobre escritura.

Finalmente, decir que la novela se llevó a una adaptación cinematográfica en 1975 (bajo la dirección de Ricardo Franco) y además es considerada como una de las 100 mejores novelas en español del siglo XX. Es corta, fácil de leer y os aportará mucho a vuestra forma de pensar y construir diálogos y personajes. ¡Disfrutadla con calma y os sorprenderá!