Reseña: Autocompasión de un tonto con suerte

Cada vez son más los escritores noveles que confían en nuestro criterio. Gracias a todos. Esta semana queremos dar las gracias a José  Ramón Vera Torres por darnos la oportunidad de leer su primera novela, una historia que hoy presentamos en Experiencias Literarias.

Ficha del libro

Título: Autocompasión de un tonto con suerte

Editorial: Ediciones Atlantis

Autor: José Ramón Vera Torres

Género: Narrativa

Año de publicación: 2015

Nº de páginas: 294

Edad a la que va dirigido: 30-40 años

Valoración:

Sinopsis

Juan es un hombre poco ambicioso, con una inteligencia superior a la media, y trabaja como taxista a pesar de tener una posición económica holgada. Frecuenta la psicología. Un día esta psicóloga le planteará la posibilidad de que escriba la historia de su vida, ya que es una terapia muy recomendada por sus colegas. Juan se sentara frente al ordenador y empezara a escribir.

Opinión personal

Autocompasión de un tonto con suerte es una novela muy amena y fácil de leer, pero desde mi punto de vista tiene cosas muy buenas y otras mejorables; queremos comentarlas para ayudar a perfeccionar a una persona que le gusta escribir. Es una novela escrita en primera persona dónde Juan, su protagonista, nos cuenta su pasado. Las novelas que narran la vida del protagonista son atrayentes, incluso, antes de empezar a leerla. Siempre suelen ser un acierto, pero más aún si el autor no tiene un nombre que lo respalde.

Está escrito llanamente, como si en vez de leer estuvieras manteniendo una conversación con su autor. Eso está muy bien. Este es un punto muy positivo que realza el espíritu creativo de José Ramón, ya que muchos autores consagrados no son capaces de lograrlo. Sin embargo, en algunas partes debería pulirse un poco, porque si toda la novela la escribes como si estuvieras hablando, puedes llegar a caer en el error de darle la misma voz a todos los personajes. Las personas hablamos de forma distinta dependiendo de la edad, época vivida y educación…

Juan, el protagonista principal, es el plato fuerte. Con él ha logrado un personaje muy sólido y bastante atípico en la literatura. ¿Atípico? Sí, porque Juan no responde a las etiquetas de «héroe», «valiente» o «atractivo. Y aunque a mi me gustan los protagonistas que sí respondan a dichos calificativos, aplaudo a José Ramón por haberlos roto describiendo a un personaje muy real. La relación que Juan mantiene con Lucho es otro de los puntos que más me ha gustado.

Hasta aquí son todos aquellos detalles positivos. Con alguna otra pincelada que mejorar, pero estarían dentro de lo que cabría esperar en alguien que publica por primera vez.

Me ha sorprendido que no describa el entorno, ya que la historia transcurre en diferentes puntos del mundo y sólo me dice que ha estado en ellos, pero sin detallar. Por ejemplo: cuando va al Camp Nou, en Barcelona, no me lo describe, y lo mismo cuando viaja a Nueva York. He estado en ambos sitios y los recuerdo, pero al no leer lo que ve el personaje mi mente visualiza lugares a oscuras. No me gusta que los autores lo describan todo anulando por completo mi imaginación, pero tampoco me gusta lo contrario.

En la novela el autor hace un poco de critica social y menciona detalles de nuestra sociedad que cada vez son más candentes. Pero llega a pasarse porque parece que quieras meter esos temas con calzador. Si es una vez ganas mucho, si lo repites con más personajes, por muy bien que esté escrito, pierde credibilidad y el lector deja de conectar con los personajes.

Intentaré explicarme sin desvelar nada. En la novela aparece un personaje transexual que es muy amigo de Juan. La relación entre ambos me ha encantado y vemos el tema LGTB desde el punto de un ser querido cercano en vez de la propia persona. Estaría genial que el autor jugara con eso y le sacara más jugo del que le saca en vez de incluirme más personajes parecidos.

También hace un poco de critica social hablando de que los maridos hacían lo que querían con sus mujeres en antaño. Lo que le ocurrió a su abuela es algo que muchas mujeres tuvieron que soportar en silencio. Pero ¿algo parecido, aunque salvando las distancias, le pasa a su hermana? Sin mencionar que el tema de los parentescos parecía muy surrealista.

Con esto no quiero criticar ni hacer daño al autor, sino todo lo contrario. Como hacemos con todas las reseñas, nos gusta dar nuestra opinión sobre todos los buenos temas con los que se puede jugar, pero claro, no nos olvidemos que son una moneda de doble cara porque si te pasas parece que los tengas que incluir a la fuerza y la personalidad de un personaje (sea cual sea) tiene que ser fluida y natural. Quizás deberíamos haberle dado tres estrellas, calificación que seguramente superará en su próxima novela. Como decía al principio es una novela muy fácil de leer y con la que lectores de entre 30 y 40 años podrán sentirse bastante identificados teniendo en cuenta la época en la que transcurre. Ha sido un placer leer tu obra, José Ramón, te felicitamos por el esfuerzo y te damos la enhorabuena por pasar a formar parte de este rinconcito de reseñas.

¡Feliz lectura!

____________________________________

Raquel Peñalver Asins

Editora de Hablemos de libros

292960_207757519281810_6236425_n