Reseña: Estirpe El Nacimiento de Eva I

Cuando el amor y la fantasía, por un capricho del destino, se convierten en la más horrible de las pesadillas: ¿qué decidirías? Por un lado tienes la opción de rehacer tu vida y fingir que nada de lo vivido ha sucedido; por otro, puedes reconocer tus verdaderos sentimientos y luchar.

Esta semana damos a conocer la primera novela de Sandra Barroso que, a través de una historia fantástica, nos mostrará los miedos, pasiones y anhelos del ser humano y lo pequeño que es el mundo. Antes de empezar queríamos agradecer tanto a la autora como a la editorial Atlantis por mandarnos un ejemplar, confiando en nuestra humilde opinión. Empecemos.

Ficha del libro

 

Título: Estirpe – El Nacimiento de Eva I

Editorial: Ediciones Atlantis

Autor: Sandra Barroso

Género: Romántica paranormal

Año de publicación: 2015 – 2016

Nº de páginas: 446

Edad a la que va dirigido: > 14 años

Valoración:

rating_star_with_css

Sinopsis

Mientras la Institución, que rige la sociedad vampírica, lucha por no descubrirse ante los humanos y sufre una guerra civil, como consecuencia del asesinato de su Rey, una chica llamada Eva se prepara para pasar un aburrido verano en su casa de campo. Pero si lo que ella esperaba era un poco más de emoción, recordará el dicho: cuidado con lo que deseas… Al conocer y enamorarse de un vampiro, su mundo entero se convulsionará, y, contra todo pronostico, también ella hará que la institución tiemble.

Opinión personal

La romántica paranormal es un subgénero que me encanta; me da igual que entre sus páginas aparezcan vampiros, hombres lobo, hadas o mortales convertidos por los dioses de alguna religión pagana para combatir contra el mal. Leo de todo.
Sé que muchos de vosotros estaréis pensando… ¿en serio? ¿otra novela de vampiros? Es un tema muy explotado y a muchos se os ha pasado la moda de encontraros con estos seres en la literatura, pero considero que debemos darle una oportunidad. Al parecer es posible darle un giro a la historia, contando algo completamente nuevo.

En esta historia es cierto que hay varios elementos que nos recuerdan a otras entregas, pero hay pocos clichés y los que hay no me han molestado. Para no quedarme muy parca, diciendo que la autora da un giro de tuerca a lo establecido, diré, sin revelar nada, de que el vampirismo lo justifican científicamente. Sí, encontrareis la figura de siempre: colmillos, sangre, longevidad… Pero está justificado de forma lógica, como si de un experimento empírico se tratase.

Además de una historia de amor capaz de traspasar cada poro de la piel, y que mejora a medida que pasan los años, también hallaréis otra de intriga y la obsesión del ser humano por encontrar la formula que le permita vivir eternamente.
Como amante obsesiva de este tipo de historias, no podía desaprovechar la oportunidad. Empece a leer…

Lo primero que llamó mi atención fue que sucede en España (la gran mayoría, que yo haya leído al menos, transcurren en Estados Unidos) en una época pasada de la que solo he oído hablar. Me ha gustado poder descubrirla a través de sus protagonistas, aunque me hubiese gustado que la autora hubiese mostrado con profundidad lo que fue la movida madrileña.

La historia transcurre entre 1975 y 198o

Los personajes

La autora tarda un poco en describirlos, físicamente, con toda la profundidad que a mi me hubiese gustado. Pero lo compensa con la descripción psicológica y la voz narrativa. Sabes cuándo habla cada personaje sin necesidad de que te digan quién está hablando. Lo cuál es muy importante. A veces, cuando escribimos, como somos nosotros los que hablamos, involuntariamente, cometemos el error de hacer que todos los personajes se comporten y hablen de la misma manera. Y no es así. La autora ha sabido llevarlo con muy buena nota.

Referente a los personajes, me ha gustado la coherencia y credibilidad que tienen. Cada uno se comporta según su sexo y edad, y teniendo en cuenta la época en la que transcurre la historia y de la que proceden. La trama no sólo se centra en Eva y Gabriel (los protagonistas principales), sino también te dan la visión de otros. La historia de amor esta entrelazada con otra de intriga y, aunque la combinación de estos dos géneros ha funcionado, la romántica es donde Sandra se encuentra más cómoda. Se nota.

Otro punto que me ha parecido interesante es que en las novelas de vampiros, como la ingesta de sangre de la persona amada es equivalente a lo sexual. Cuando las novelas, sobre todo, van dirigidas a un publico más joven los vampiros no beben de la pareja. Aquí, sin embargo, hay un equilibrio entre el amor romántico de épocas de antaño y el amor más sexual (reflejado en la sangre)

La narración, para ser una primera obra publicada, me ha parecido buena. Puede que tenga que pulir algunas cosillas sin importancia, pero por lo general es muy buena y diré que la prosa de esta autora tiene «algo» que te engancha desde la primera página, creando gran interés. La técnica, y no es que a Sandra le falte, es cuestión de práctica. Sin embargo, generar interés en el lector es una habilidad innata que pocos poseen. Otro elemento que me ha encantado es que Sandra Barroso es una autora que escribe con los sentidos, es una escritora muy visual y sensitiva. Había momentos en los que creía que era yo la que paseaba por las calles o se estremecía con cada caricia descrita.

En la historia se pueden clasificar, con toda claridad, tres grandes picos en cuanto a ritmo se refiere. El principio del libro es muy adictivo, con un ritmo muy fluido. Pero a la mitad del libro el ritmo decae y la trama pasa a ser algo densa y tediosa. Aunque por otra parte, y pensándolo bien, está justificado, ya que viene provocado por un suceso que acontece a los personajes. Pero es que en esas paginas no ocurre nada; si como mínimo lo hubiese hecho un poco más ameno… Y después, en el desenlace, cuando las cartas se descubren y las dudas empiezan a disiparse, el ritmo vuelve a recuperar la fluidez del principio, incluso la supera. Los capítulos están alternados entre largos y varios cortos. En los capítulos cortos descansas a la vez que sigues leyendo. Otro acierto, ya que es un método eficaz de ir incrementando y manteniendo el ritmo de lectura.

Llevo un rato frente al ordenador pensando en su puntuación, y sé que después de dársela y publicar esta entrada me voy arrepentir de un modo u otro. Pero entendedme, es muy complicado afinar tanto. Por un lado creo que debería puntuarla con 3’5 estrellas porque el «nudo» no está a la altura del principio y desenlace.

Pero al final se lleva las cuatro estrellas. Esperad, antes de catalogarme de ser poco consecuente con mis propias palabras, dejad que me explique. Puede que el nudo se haya hecho pesado, pero todo lo demás le gana la partida. Acabo de terminarme el libro y aún me tiembla el cuerpo al recordar mis pasajes preferidos y me parecía muy injusto bajarle puntuación sólo por que el «nudo» se me haya hecho tedioso, teniendo en cuenta que ha sido una historia que he sentido en mi piel, me he enamorado de sus personajes, la he disfrutado mucho y he vuelto a engancharme a este tipo de novelas. Además sus palabras generan interés y eso quiero resaltarlo.

En resumen: es una historia bien construida y con unos personajes que enamoran. Si estáis buscando una novela romántica de vampiros pero con pinceladas que la  hagan diferente, esta es la novela ideal. Es principio de trilogía, y por supuesto quiero estar ahí para continuarla.

Querría destacar lo mejor y lo peor del libro. Lo mejor: Lo visual y sensitiva que es la autora, y lo peor, aunque no tenga nada que ver con la narración, es la encuadernación.

¡Feliz lectura!

____________________________________

          Raquel Peñalver Asins

Editora de Hablemos de libros

292960_207757519281810_6236425_n