Reseña: Todo lo que Nunca Fuimos.

Let it Be…cantataban los Beatles. ¿Tendrían razón o solo era una frase hecha que les rimó? Entre sus canciones y el romper de las olas bajo un cielo estrellado os presentamos la historia de amor de Axel y Leah.

Ficha del libro

 

Título:  Todo lo que Nunca Fuimos  Deja que Ocurra  1

Editorial: Planeta

Autor:  Alice Kellen

Género: Romántico / New Adult

Año de publicación: 2019

Nº de páginas: 346

Precio: 16’05 €

Edad a la que va dirigido: 18  a 25 años.

Valoración:

 

Sinopsis

Un accidente puso punto y final a la vida de sus padres y, desde entonces, Leah se ha convertido en un fantasma. Ha dejado de pintar y la idea de volver a sentir cualquier emoción le resulta inimaginable.
Ante la imposibilidad de afrontar la mayor tragedia de su vida solo se permite respirar.
Axel es el mejor amigo de su hermano mayor y gracias a esta estrecha relación crecieron como si fueran familia. Sin embargo Leah, diez años menor, siempre ha estado enamorada de él

Aunque Axel adora su libertad e independencia, acogerá a Leah mientras dure el nuevo trabajo de su amigo. Quiere ayudarla a sanar y que vuelva a ser aquella chica impulsiva y llena de color que recuerda. A pesar de intentar  ignorar los sentimientos de su invitada, comienza a temer lo que podría pasar.
Porque Leah está prohibida.
Los sonidos del mar y de los Beatles harán que descubran que tal vez las famosas palabras «Deja que Ocurra» sean suficientes para cambiarlo todo.

Opinión personal

Todo lo que Nunca Fuimos inicia la bilogía Deja que Ocurra. Esta novela destaca por su historia de amor, sus personajes inolvidables con los que resulta fácil empatizar, los escenarios paradisiacos que presenta y su naturalidad para bordar el tema de la pérdida o la creatividad con sus conflictos. Todo ello acompañado de descripciones con la capacidad de derretir hasta los corazones más helados.

Gracias a la narración en primera persona, a sus capítulos de corta extensión que oscilan entre el párrafo y las diez paginas, y al talento de Alice Kellen para la palabra escrita, será imposible evitar ese agradable cosquilleo y tirones de tripa.

Sin más dilación nos trasladamos a Byron Bay (Australia) para conocer  la historia de Leah y Axel, y por qué su relación los acerca y distancia por igual. 

Todo empieza con un favor, siendo este la antesala del verdadero conflicto y provocando que al convivir Leah y Axel durante meses, averigüen que sus sentimientos se alejan por completo de lo fraternal.
Pero entre sus paginas hay mucho más que un romance en playas australianas. Se trata de una historia real que muestra la importancia del luto y de lo que ocurre cuando este empieza hacerse más soportable. No sé vosotros, pero yo no puedo resistirme a una trama semejante. Pocas historias del género han logrado marcarme tanto y tras su lectura siento que he quedado atrapada en esa porción de paraíso para siempre.

Aunque Leah y Axel soportan todo el peso de la historia, tanto Oliver, la familia de Axel (que demostrará cuantas definiciones acepta la palabra familia), como la amiga de Leah y la aparición de otros personajes menores, aportarán otra prospectiva de sus complejas personalidades.

Leah: Mantiene el equilibrio perfecto entre la vulnerabilidad e inseguridad típica de la infancia y el despertar de una mujer madura y reflexiva. Entre la persona que fue y en la que se ha convertido.

Axel: Con él hay que jugar al todo o nada. Amar o no amar.
Podríamos decir que es un hombre leal y con talento, que disfruta estando consigo mismo o haciendo surf. Palabras vacías que apenas arañan la superficie. Para conocerlo hay que bucear hasta las profundidades del océano y apreciar todos sus matices y contradicciones que le aportan credibilidad y complejidad, convirtiéndolo así en el mejor personaje de todos.

Leah lleva toda la vida enamorada.
Axel despierta un día y por fin la ve.    

El ritmo es un aspecto importante en cualquier novela, pero aquí es fundamental para que el romance sea creíble. Todo lo que Nunca Fuimos es una historia para enamorarse paulatinamente. Página a página y sin quemar etapas que puedan atropellarla.
Ver como Axel empieza a corresponder a Leah en todos los sentidos hasta llegar al aspecto romantico y sexual ha sido una delicia.
La historia de amor me ha parecido muy tierna y especial por la forma en que transcurre. Solo Alice Kellen, su autora, podía deleitarnos con una historia semejante. Su prosa es impecable y nadie puede obviar su talento para la escritura.
Las palabras no son solo palabras y Kellen posee una habilidad innata para otorgarles el poder de traspasar las paginas de cualquier novela.

Este inicio de bilogía ha sido notable; por un lado recuerda la ilusión e inocencia de ese primer gran amor correspondido y, a la vez, enseña que la vida no se inclina por un extremo u otro. ¿Felicidad o tristeza? Ambas pueden darse al mismo tiempo, solo priorizamos.

Recomiendo esta novela a los fans del género, ya sea romántico o New Adult, y a todas aquellas personas que disfruten de las historias que se toman su tiempo.

 Todo lo que Somos Juntos es el desenlace de Axel y Leah. Lo apropiado seria evaluar ambos libros, Todo lo que Nunca Fuimos y Todo lo que Somos Juntos, en su conjunto y no por separado. Pero eso es otro tema que abordo en la reseña de dicha conclusión porque sino desvelaría demasiado.

¡Feliz lectura!

____________________________________

Raquel Peñalver Asins

Editora de Hablemos de libros